18 de Diciembre de 2017
Categoría: Análisis
13.10.2016

HAMILTON DEBERÍA LIDERAR POR 8 PUNTOS

 

¿Puede Lewis Hamilton ser campeón de Fórmula Uno a pesar de la ventaja de Nico Rosberg?

 

La pregunta parece retórica si uno mira la tabla de posiciones del campeonato de conductores de F1, en la que el alemán es líder con 33 puntos de ventaja sobre su compañero inglés, quedando en juego solamente 100.

 

Sin embargo, analizar a cada uno en su contexto podría acercarnos a un resultado menos optimista para el hijo del campeón mundial de 1982, o al menos podría poner en duda que esa ventaja de puntos sea posible mantenerla.

 

En primer lugar, hay que analizar cómo ganó Rosberg sus 9 carreras, y cómo ganó Hamilton las suyas. Después, cómo y por qué perdió lo que perdió cada uno.

 

Rosberg ganó en Melbourne, aprovechando el error de Ferrari de no cambiar gomas con la bandera roja por el accidente de Fernando Alonso. Ambos pilotos Mercedes habían largado mal, pero Hamilton cayó al sexto lugar en tres curvas. El inglés remontó y fue segundo, perdiendo solo los 7 puntos que separan al vencedor de su escolta.

 

Rosberg volvió a dominar en Bahrein, mientras Hamilton volvía a tener problemas en la primera curva, tocado por Valteri Bottas, y caía al séptimo puesto, desde el que recuperó hasta ser tercero. Perdió 10 puntos con Rosberg. Ya iba 17 abajo.

 

Nuevamente ganó Rosberg en China, mientras Hamilton sufría una rotura de motor en la clasificación, y debía largar último. Recuperó hasta llegar séptimo y sumar 6 puntos. Esta vez perdió 19 con Rosberg, pero la responsabilidad fue del equipo al 100%. Ya caía a 36 puntos de Rosberg.

 

En Rusia el alemán fue inalcanzable y Hamilton rompió otro motor al pasar de Q2 a Q3, con lo que no tuvo tiempos en la última clasificación y quedó décimo. Recuperó extraordinariamente para llegar segundo y perder sólo 7 puntos. La diferencia ya era de 43 puntos, de los cuales 17 fueron su responsabilidad.

 

En España ambos se eliminaron entre sí, y ambos se equivocaron en algo.

 

Pero en Mónaco, Hamilton dio vuelta la situación ganando una carrera en la que Rosberg se equivocó mucho, desde la largada, y terminó apenas séptimo. El alemán perdió 19 puntos de los 43 que llevaba. Quedaban en 24.

 

En Canadá, Hamilton hizo una maniobra dura con Rosberg en la curva 1, sacándolo de pista. El alemán cayó al 10mo, y otra vez quedó hundido en el pelotón, sin poder avanzar demasiado. Llegó quinto y perdió otros 15 puntos, y la diferencia ahora era de solo 9 puntos.

 

En Baku, Rosberg se recuperó con un fin de semana perfecto, ganando, mientras Hamilton se equivocó en la clasificación y tuvo un problema de gestión del motor en la carrera que no supo cómo resolver. Salvó un 5to puesto y perdió los 15 puntos de Canadá. Otra vez estaban en 24.

 

En Austria, Rosberg se volvió a equivocar. Veía que no podría aguantar la presión de Hamilton en la última vuelta, e intentó contrarrestar su ataque con una maniobra que no supo resolver. Hamilton ganó mientras el alemán se caía al 4to puesto. Hamilton volvía a hacer que la luz se estrechara a sólo 11 puntos. Rosberg perdió 13 puntos por errores propios.

 

En Silverstone, Hamilton volvió a arrasar y Rosberg padeció a Verstappen buena parte de la carrera hasta poder superarlo, pero un problema en la caja de cambios requirió ayuda de los ingenieros de pista, que al no estar permitida, generó una sanción que lo bajó del segundo al tercer lugar. Rosberg perdió 7 puntos pero el equipo le hizo perder 3 más. Ahora sólo los separaba 1 punto a favor de Rosberg.

 

En Hungría, Hamilton fue superior y Rosberg no pudo mantener su Pole Position. Quedaron primero y segundo. Rosberg perdió otros 7 puntos, y el inglés tomó la punta del campeonato por 6.

 

En Alemania, Rosberg desperdiciaba la pole largando mal. Quedaba sexto mientras Hamilton se iba adelante para ganar la carrera. El alemán, en su recuperación, tuvo una polémica maniobra intentando pasar a Max Verstappen, y fue sancionado, por lo que su tercer puesto quedó en cuarto. Rosberg perdió otros 13 puntos y quedó a 19 de Hamilton.

 

Tras las vacaciones, tuvimos un nuevo Rosberg. En Bélgica ganó de punta a punta, pero Hamilton penalizó para poder cambiar tres motores y tener dos repuestos sin penalidad. Largó último, pero avanzó como un loco y llegó 3ro, un resultado que Rosberg nunca había conseguido cuando le tocaba estar detrás. Hamilton no era el responsable de perder 10 puntos con su compañero. Era Mercedes por su confiabilidad, y Hamilton fue el encargado de asegurarse que la pérdida no fuera tan grande. Ahora estaban a 9 puntos.

 

En Monza, Hamilton largó muy mal y Rosberg lo pasó para ganar, mientras el campeón, tras quedar sexto, subía hasta ser segundo. Estos 7 puntos eran poco, pero quedan en la cuenta de los que perdió Hamilton por errores propios.

 

En Singapur, Rosberg volvió a aplastar y Hamilton no pudo mejorar su tercer puesto de largada. Su carrera no tuvo el brillo habitual, perdió diez puntos, y Rosberg volvió a la punta de la tabla por ocho unidades.

 

En Malasia, Hamilton hizo todo bien, incluso largar perfectamente. Rosberg también, pero en la curva uno apareció descontrolado Sebastian Vettel y lo chocó, dejándolo último. Rosberg se pasó toda la carrera recuperando, y cuándo peleaba con Raikkonen por el tercer puesto, una ajustada maniobra para pasar al Ferrari, le costó otro recargo. Sin embargo manejó a la perfección, le sacó esos diez segundos al finlandés, y quedó igualmente tercero porque le sacó más de diez segundos a Kimi. Podría haber perdido diez puntos con Hamilton si éste ganaba, pero su motor explotó en punta, y debió abandonar. Rosberg terminó sacándole a Hamilton otros 15 puntos, ahora en 23.

 

Japón. La tierra de las definiciones, no tuvo ninguna de ellas. Pero Hamilton largó horrible y quedó octavo en la primera curva, mientras Rosberg se iba en punta para ganar otra carrera más. El inglés volvió a recuperar muy fuerte, pero se topó con Max Verstappen y no pudo pasarlo a pesar de sus intentos. Quedó tercero y perdió otros diez puntos, que ahora totalizan 33 para Rosberg.

 

En resumen, Rosberg perdió 19 puntos en Mónaco, 15 en Canadá, 13 en Austria, 7 en Silverstone, 7 en Hungría, 13 en Alemania y 7 en Malasia. En total desperdició 81 puntos. Mercedes le hizo perder 3 en Inglaterra y Vettel otros 3 en Sepang. Total de puntos resignados: 87.

 

Hamilton, en cambio, perdió: 7 en Australia, 7 en Bahrein, 15 en Baku, 7 en Monza, 10 en Singapur, y 10 en Suzuka. Total, 56. Pero Mercedes le hizo perder 19 en China, 7 en Rusia, 10 en Bélgica, y 25 en Malasia. Total de puntos resignados por culpa de Mercedes: 61. Finalmente, Bottas le hizo perder 3 en Bahrein, porque era segundo cuándo lo tocó apenas iniciada la carrera y después remontó hasta terminar tercero. En total, con los propios y ajenos, Hamilton perdió 120.

 

Rosberg tiene 313 y si le sumamos los 87 resignados, debería tener 400.

 

Hamilton tiene 280, y si le sumamos los 120 que perdió, debería tener 400.

 

Increíble, verdad?

 

Ahora, si Rosberg perdió sólo 6 puntos por errores de Mercedes, para analizar su efectividad conductiva debemos sumarle esos 6 a sus 313, y eso nos daría 319 puntos.

 

Y si hacemos lo mismo con Hamilton, y a sus 280 le sumamos sólo los puntos que le hicieron perder Mercedes (61) y Bottas (3), el total de puntos que debería tener sumados es de 344 puntos, es decir 25 más que Rosberg.

 

Pero sigamos siendo detallistas. Digamos que a Rosberg lo sancionaron, al menos de modo cuestionable dos veces. La de Alemania por estirar la frenada con Verstappen sin siquiera tocarlo, y la de Malasia, por pasar a Kimi con un toque lateral. Veamos cuántos puntos perdió Rosberg en ambas maniobras, aparentemente injustamente sancionadas. Sólo 3 puntos, porque en Hockenheim podría haber terminado tercero y quedó cuarto. Y en Sepang estaba tercero y terminó tercero a pesar de los 10 segundos aplicados, es decir que no perdió ninguna posición. Entonces Rosberg, si no hubiera sido castigado de más, tendría que tener 322 puntos en lugar de 319 que computábamos. Seguiría debajo de Hamilton por 22.

 

¿Y qué hubiera pasado si a Hamilton lo sancionaban en Canadá y le daban una sanción similar a la que le aplicaron a Rosberg en Malasia? En lugar de ganar hubiera sido segundo detrás de Vettel, entonces la ventaja sobre Rosberg sería 7 puntos menor, es decir que estaría 15 arriba del alemán.

 

¿Y qué hubiera pasado si en Mónaco ganaba Ricciardo, ya sea porque no perdía tiempo Red Bull en boxes, y porque sancionaban a Hamilton por apretar al australiano en la salida de la chicana del puerto? Pues Hamilton hubiera sido segundo, y hubiera perdido otros 7 puntos, entonces estaría primero por 8 puntos sobre Rosberg.

 

Sí, es cierto, eso ocurriría en un mundo ideal que claramente no es el de la Fórmula Uno, ni el automovilismo en general. Pero para analizar qué ganó y perdió cada uno, el dato es sumamente revelador. Rosberg perdió 81 puntos por errores propios. Hamilton 56, e iría a Austin puntero del campeonato.

 

Sin embargo, la gran pregunta es si Hamilton tiene la fortaleza mental para revertir la situación si de él depende. Es cierto que falló en dos de las últimas cuatro largadas, pero también lo es, que cada vez que quedó atrás, se las arregló para recuperar a un ritmo brutal. Rosberg tenía esa materia pendiente, pero en Malasia lo hizo a la perfección. Cada señal que se envían, el otro la recibe a la perfección, más que un Campeonato de Fórmula Uno, parece un juego de ajedrez…

 

 

Diego Zorrero

 

 

NDR: La foto original es una escena de un video de Mercedes Benz, producido en enero de 2015.

 
 
Dejá tu comentario
AIF NOTAS

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Ver canal

Veloz-mente logo

 Diseño VOX Comunicación Integral  |  Grillo-Beltrán