18 de Diciembre de 2017
Categoría: Opinión
31.08.2016

NO HAGAMOS UN MONSTRUO DE UN TALENTO

 

El Gran Premio de Bélgica de 2016 ha vuelto a escribir una página que debe quedar marcada en la historia como un día en el que pasaron cosas que no hay que olvidar.

 

El gran protagonista, Max Verstappen, la joven estrella de la Fórmula 1, el que muchos señalan como el futuro gran campeón, haciendo de anfitrión. Belga de nacimiento, holandés por adopción.

 

Primero  hay que decir que Max llevó al menos 25.000 holandeses a Spa Francorchamps, arrastrados pura y exclusivamente por su talento, su arrojo, su actitud, su velocidad.

 

Pero por si esto no alcanzara, el sábado clasificó segundo, a 1/10 de Nico Rosberg y frente a toda esa afición, largaría en primera fila. Tenía una contra, comenzaría la carrera con gomas Súper Blandas pero rodeado de autos con Blandas. Debía intentar ir adelante para compensar la temprana parada en boxes que debería hacer, cerca de la vuelta 8, mientras Rosberg, Raikkonen, Vettel y su compañero Ricciardo seguirían en pista al menos 15 minutos más.

 

Max largó mal, se quedó patinando. Muchos ven en esa mala salida, un exceso de presión por la cantidad de espectadores y tanta expectativa, aunque si miramos la largada, notaremos que el otro Red Bull también movió muy mal, siendo superado por los dos Force india en pocos metros.

 

Una vez que Verstappen vio como Vettel por la izquierda y Raikkonen por la derecha, lo adelantaban, tuvo el mismo poder de reacción con el que hizo maniobras inesperadas a sus rivales desde que llegó a la Fórmula 1. Rápidamente cambió el chip, no se hundió en su error, y fue a intentar recuperar lo perdido a la frenada de La Source.

 

Aquí vale detener el relato y citar una interesantísima explicación que me dio Estéban Guerrieri, piloto argentino que ha corrido y ganado en Spa hace algunos años en Wolrd Series by Renault corriendo contra Daniel Ricciardo, entre otros, y que estaba en Spa este año, como comentarista de TV.

 

“Antes de hablar de la maniobra hay que conocer la dinámica de esa curva. Primero digamos que tiene un leve peralte, lo que ayuda a traccionar bien al que va por el medio de la trazada, o por el exterior en caso de dos autos a la par. Segundo, el piano interno es muy traicionero, porque tiene un escalón de lado de atrás, pero entre el piano y la pared interna de la curva, hay un espacio considerable. Todos los pilotos saben que si meten dos ruedas cortando el piano, las ruedas derechas quedan en el aire, porque el piso del auto toca en el piano y queda colgando. Entonces, quién mete el auto por ahí, sabe que no tendrá control del freno ni de la dirección, pero además no va a poder traccionar porque las ruedas traseras no están apoyando como deberían.”

 

Sin embargo, el escenario era tentador para Verstappen, porque Kimi había saltado de tercero a segundo por la cuerda, pero a mitad de trayecto entre el semáforo y la frenada, unos 150 metros, se fue hacia el centro de la pista, dejando la cuerda libre.

 

Verstappen veía a Raikkonen, y también a Vettel. Ambos estaban por afuera, asique metió su RB12 en ese pasillo que sabía que al final se cerraría, pero que Raikkonen había descuidado. A diferencia de lo que suele hacer en sus maniobras, no puso el auto completo, rueda a rueda con quién estaba intentando pasar. Se quedó a mitad de camino, probablemente porque no le alcanzó. Entonces, cuando vio que Raikkonen se venía encima suyo, subió las ruedas derechas al piano interno, y más allá, al asfalto verde que está detrás del piano, al escalón que mencionaba Guerrieri en su detallada descripción.

 

Raikkonen, que se había ido hacia el centro de la pista, quizás para dejar poco espacio a Vettel que venía a la par por la izquierda, vio tarde a Verstappen, y a la vez a Vettel, que empezaba a cerrarse para el ápex de la curva. No pudo hacer nada. Estiró hasta lo último posible el quiebre de dirección para no cerrarse contra el Red Bull, pero se fue contra Vettel, y el contacto fue ineviable. Como ya no había espacio para pasar y su auto no tenía chances de doblar por dónde había buscado hacerlo, Verstappen se pasó de largo también y chocó a Kimi, dañando su trompa y un neumático de la Ferrari.

 

Muchos culpan a Vettel por cerrarse demasiado. Yo creo que ese es un error. No de apreciación, sino de concepto. Porque Vettel está corriendo una carrera. La gentileza no aplica. Largando 4to, llegó con medio auto por afuera en segundo lugar sobre Kimi. Dobló dejando espacio para un auto, no para dos. No tenía por qué dejar lugar para dos, porque no tenía cómo saber que se metería alguien más que Raikkonen. Viendo la línea ideal de esa curva, podremos ver en la misma largada, que Rosberg o Hulkenberg, que llegaron solos Source sin tener que defender su posición de nadie, pasaron con las dos ruedas derechas sobre el piano. Vettel dejó el espacio de un auto sobre el asfalto, al que se le puede sumar el piano y será más ancho aún. Pero Kimi no pudo ir al piano porque ya estaba Verstappen. No es culpa de Vettel que su compañero no haya protegido la cuerda, o que Max se metiera en un embudo entre Kimi la pared. Dicen que Vettel era el único que lo podía evitar. Yo contesto que es muy difícil evitar algo que no puedes ver. El de adelante no tiene la posibilidad de verlo todo, y menos en ese ángulo, con casco y Hans, que limita el giro de la cabeza. Por eso se usa la experiencia, y las referencias. Miren la cámara de a bordo de Vettel y noten como va mucho más abierto que Rosberg, lo que demuestra que ahí entraba un auto. Si piensan que Vettel lo podía evitar pregúntenle a Fernando Alonso, que en 2013 iba doblando esa misma curva en la largada y de pronto le pasó Grosjean literalmente delante de su cara volando con el Lotus. ¿Acaso alguien piensa que fue culpa de Alonso por no dejarle espacio al francés? Claro que no. De hecho, la FIA suspendió a Grosjean ese día y no pudo correr en Monza.

 

Vuelvo a citar a Guerrieri, porque tiene algo que decir de Vettel también.

 

“Vettel no hizo nada mal. Como dije, quién tracciona sobre el piano, no puede acelerar tan franco como quién lo hace sobre el asfalto. Vettel estaba superando a Kimi y ya había pasado a Verstappen. Lo que tenía que hacer era dejarle lugar a su compañero para que pueda doblar, pero no tan cómodo como para que lo pueda superar en la recta antes de Eau Rouge. Lejos de pensar que Vettel tiene responsabilidad, me sorprende que Kimi haya dejado libre la cuerda y más aún sabiendo que es Verstappen el que viene atrás y se mete en todos los espacios que encuentra.”

 

Ya una vez en camino a Eau Rouge, Verstappen se dio cuenta que no tenía completa el ala delantera izquierda cuando al intentar entrar a fondo, su Red Bull siguió derecho y tuvo que cortar por atrás de Radillión. Pasó completo por detrás de la zebra interna, muy lejos de la trazada de la pista y volvió ya en la recta de Kemmel con al menos diez metros más sobre Hulkenberg y Ricciardo. Y así siguió hasta que en Pouhon tampoco pudo doblar y se salió, perdiendo con ambos, y más adelante Massa, en Fagnes. Ahí Max se dio cuenta que sus aspiraciones a podio o victoria estaban sepultadas.

 

Lejos de digerirlo, cuando se produjo la bandera roja por el accidente de Kevin Magnussen, el mundo pudo verlo dando explicaciones a su equipo, y justificando sus acciones. Cuando un piloto sabe que lo que hizo está bien, no explica nada. Cuando se va en explicaciones es porque sabe que se mandó una grande… Es fija.

 

Una vez en carrera otra vez, en la vuelta 12 no dejó entrar a Raikkonen en Les Combes, tocándolo rueda contra rueda, lo que mandó a la Ferrari afuera. Una vuelta más tarde, alertado de la mayor velocidad con la que Kimi salía de Eau Rouge, en lugar de ir a la cuerda en Kemmel, fue por el medio, y a mitad de recta, arriba de los 330km/h cerró repentinamente su línea a la cuerda otra vez cuando Raikkonen le agarraba la succión y se iba para la cuerda de la frenada. El finlandéstuvo que levantar bruscamente y aunque buscó la línea externa, no alcanzó el espacio y se quedó detrás, lanzando quejas vía radio a su equipo y el mundo entero.

 

 

Poco después, Verstappen le hizo algo similar a lo de la vuelta 12 a Kimi, pero a Checo Pérez, que también tuvo que saltar la chicana. Y más tarde le ofreció dura resistencia a Vettel aunque sólo por gusto, ya que debía ir por caucho fresco a boxes una vuelta más tarde.

 

Al terminar el GP, Verstappen dijo que las Ferrari le habían arruinado la carrera en la largada y por eso les dio tanta batalla. No se las iba a hacer fácil.

 

Insolente. Audaz. Temerario. Inteligente. Despierto. Muchas cosas más podemos sumarle a su gran cualidad, su talento. Nadie puede dudar de ello. Pero esas no pueden ser las razones para que sea intocable. Y hoy, Max Verstappen es intocable.

 

Llegó e impuso sus reglas. Y lo dejaron hasta ahora. Verstappen renovó el aire de una aburguesada Fórmula 1 y en buena hora que así suceda. Pero si en Alemania se quejó por radio porque Rosberg estiró una frenada y se pasó del punto de quiebre, llevándolo sin tocarlo siquiera hasta la pintura externa, no puede ahora pasar por atrás de un piano intentando superar, cortar Radillión y seguir a fondo, o sacar de pista a Raikkonen y Pérez en Les Combes y librarse de todo sin siquiera una investigación.

 

El problema de la protección a Verstappen no es la protección en sí. Le hacen un daño, porque así como para educar a un hijo, es tan importante dar amor como poner límites, las autoridades de un deporte de riesgo tienen esa misma responsabilidad al legislar una competencia.

 

Si a Max Verstappen le dejan creer que puede hacer lo que quiera, que lo tiene permitido, lo único que están haciendo es crear un monstruo. Están dándole poder a un piloto, que sea quién sea, nunca debe tener. Y menos un chico de 18 años, que todavía está descubriéndose como persona, mucho más allá del atleta.

 

Todos soñamos con que aparezca un nuevo héroe que rescate a las carreras del aburrimiento general que tienen. Pero no vayamos desesperados atrás de Verstappen como si fuera un Dios, porque más allá de no serlo, se lo puede creer…

 

Diego Zorrero

 
 
Dejá tu comentario
AIF NOTAS

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Ver canal

Veloz-mente logo

 Diseño VOX Comunicación Integral  |  Grillo-Beltrán